Las 3 posiciones perceptuales de la PNL

images

 

En diversas ocasiones es necesario ver una situación determinada desde diferentes perspectivas. Esto puede ocurrir en una negociación con un cliente, en una discusión con un amigo o con tu pareja, en un debate o en una situación de conflicto, entre otras.  En cada una de estas situaciones, tener la capacidad de ver la situación desde otro lugar nos permite ser más creativos a la hora de encontrar una solución para llegar a un acuerdo común.

La PNL (Programación Neuro Lngüistica) nos ofrece tres posiciones para cambiar la perspectiva y estar más abiertos a nuevas opciones. Las posiciones son las siguientes:

 

1. Primera posición: La primera posición es el “yo”, o sea ver la situación desde tu propio punto de vista, tomando en cuenta tus intereses y motivaciones. 

2. Segunda posición: La segunda posición es el “otro”, la persona con quién estás negociando o debatiendo, considerando como interpreta este la situación y cuales son sus deseos. 

3. Tercera posición: La tercer posición se refiere a un “observador independiente”, a alguien que puede estar observando la situación pero sin estar involucrado directamente en el resultado. 

 

Las tres posiciones son importantes. Si tenemos en cuenta solo nuestra posición vamos a pecar de egoístas ya que no vamos a tener en cuenta los intereses de la otra persona. La capacidad de ponernos en lugar del otro nos da empatía, y nos ayuda a llegar a un acuerdo común. Sin embargo, tener en cuenta solamente la posición del otro tampoco resulta favorable ya que estamos dejando de lado nuestros propios intereses. Tener en cuenta solamente la tercera posición implica estar por fuera de la situación, lo cual lleva a tomar una postura distante y poco involucrada.

Una buena estrategia es usar las tres posiciones y tomar conciencia de cómo se siente cada una. Si estás frente a una situación a resolver pasá una por una por estas posiciones tomando nota de tus ideas, sensaciones, comentarios e intereses. En cada posición hacete las siguientes preguntas:

 

  • ¿Cuales son mis intereses?
  • ¿Qué estoy sintiendo en esta situación?
  • ¿Qué ideas puedo aportar para resolver esta situación?
  • ¿Qué alternativas existen?
  • ¿Qué estoy dispuesto a ceder para llegar a un acuerdo común?

 

Para hacer esto de manera efectiva es importante que puedas salir de cada una de las posiciones antes de entrar en la otra. Un error común es decir que vemos la situación desde otra perspectiva cuando en realidad no hemos podido abandonar la primera posición. Cambiar de posición requiere realmente ponerse empáticamente en el lugar del otro y del observador abandonando nuestros intereses por completo en ese momento y observando los acontecimientos desde la perspectiva de cada posición.

Para facilitar el cambio de posición ayuda cambiar físicamente de lugar y pensar en algo neutro entre posición y posición. Quizás sea necesario tomar un breve descanso entre una posición y otra. 

Si tomás el tiempo necesario para posicionarte en cada posición es probable que estés más abierto a nuevas soluciones y a encontrar una solución común que antes no se te hubiera ocurrido.

Saludos

Martin

 

 

 

 

Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Los comentarios están cerrados.